La Ciudad del Sol: Ajetatón

Una ciudad nació donde antes sólo vivían los escorpiones. Un terreno nunca hollado por los pies de ningún dios de Egipto fue consagrado a Atón, y en donde no había más que terreno yermo, nació una de las ciudades más hermosas e innovadoras de la historia. Por el empuje de un hombre, lo que fue desierto se convirtió en vergel. En el año AK4 (cuarto año del reinado de Ajenatón), el nuevo rey elige un lugar a unos 300 Km al Sur del actual El Cairo para establecer su nueva capital. Ésta se sitúa a medio camino entre Menfis y Tebas, intentando crear un eje Norte-Sur equidistante entre las tres capitales…

Seguir leyendo

La Lactancia. Necesidad humana y divina

El calor del día va mitigando su fuerza y la luz se desvanece lánguidamente entre las casas del villorrio cuando los gritos de la parturienta desgarran el silencio del vecindario. Desde el pabellón del nacimiento el jadeo sofocado por el dolor espasmódico del vientre fecundo, solícitas y experimentadas comadronas intentan suavizar con sus voces sabias y quedas el dolor que marca el comienzo del parto. El sudor profuso abundante y frío empapa el negro trenzado del largo cabello, y baja en abundantes y en finos regueros hasta la base del cuello dejando una pista transparente en la piel…

Seguir leyendo

La Necrópolis de Amarna: El Valle Real

Al igual que en el Valle de los Reyes en Tebas, en Ajetatón (Tell el-Amarna) también se excavaron tumbas reales, pero en este caso para una sola familia real. La familia de Ajenatón. El Valle Real y su tumba principal, la TA26, esconde la clave de los acontecimientos que llevó a la ruina el proyecto de Atón. Hundido en una árida meseta, recibe el nombre de Wadi Abu Hasah el Bahri. Dada su posición y estructura, las lluvias torrenciales que se abaten ocasionalmente en la zona, forman torrentes de agua que limpian los canales y los ditritus de la zona. De este modo, fragmentos y escombros de las diversas tumbas que allí se encuentran…

Seguir leyendo

El arte de Amarna

Durante 18 años, Egipto vivió lo que pudo ser la primera forma de arte, con el que no sólo se representaba y se explicaba, sino que además se expresaba un sentir religioso. Hay que tener en cuenta que el estilo Amarna, como todo el arte egipcio, es simbólico. Sus características son expresiones del credo de Atón, puestas a la vista del pueblo. Es quizás la única acción que emprendió Ajenatón para acercar su fe a sus súbditos. Por lo tanto, dado que Ajenatón es el único que interacciona con Atón, es sobre su figura sobre la que recae el simbolismo. A través de él, el resto de la familia real también se ve sumergida y es parte de éste simbolismo…

Seguir leyendo

La Tumba KV55

La tumba más enigmática del Valle de los Reyes sigue guardando su secreto casi un siglo después de su descubrimiento. Quizás se halló demasiado pronto, o quizás su descubridor no era el más indicado para esa tumba. El caso es que su misterio sigue aún sin desvelarse. KV 55, llamada “Tumba de la Reina Tiy” por Ayrton, perteneciente a la dinastía XVIII, situada en el Valle de los Reyes, se compone de una entrada, que da paso a una escaleras. A través de un corto corredor, se accede a la cámara funeraria. Un nicho a medio construir sale de su pared…

Seguir leyendo

El arte egipcio del Imperio Antiguo

En el antiguo Egipto no se entendía el arte como una forma de expresión del artista. su misión era hacer eternas las imágenes representadas, y así se hizo durante el imperio antiguo. Desde la llamada Dinastía 0, y durante las dos dinastías Tinitas, nos han llegado unos elementos artísticos únicos en la historia de Egipto; las llamadas Paletas, o planchas de piedra de pizarra labrada y pulida para usar en el maquillaje y con esa excusa, inmortalizar hechos importantes ocurridos en esos periodos. Aparte de sus funciones domésticas, parecen ser algo así como los posteriores escarabeos. Desde luego, estas paletas no tienen a priori sentido religioso en su forma, pero si que por los temas representados parecen tener una función conmemorativa…

Seguir leyendo

El sistro: sonajero sagrado

El sistro, los egipcios lo denominaban sechechet, era un instrumento ceremonial que podía tener dos formas características: 1). En arco. Un mango que sujetaba ocho aros metálicos con tirantes de metal cruzados, donde se sujetaban los discos también de metal. 2). Hathóricos. Un mango coronado con un capitel con una cabeza de Hathor, que sostenía una pieza central rectangular o en forma de dintel de templo con dos bandas metálicas a cada lado.
Ambos tipos de sistro estaban asociados a la diosa Hathor aunque también se utilizaban en el culto a otras divinidades como Amón o Isis…

Seguir leyendo

Reflexiones sobre una singular inscripción de Mersyanj

En Guiza, en el cementerio de la dinastía IV situado al este de la pirámide de Quéope (Jufu), donde se hicieron enterrar sus familiares más próximos, se halla la extraordinaria mastaba de Mersyanj (III), dónde hay esculpida una singular inscripción; parece ser que esta inscripción es única, pues en ninguna otra mastaba de esta época se ha encontrado ningún texto de una singularidad parecida.
Mersyanj (III) era hija del primogénito del rey Quéope, el príncipe Kawab y de Hetep-heres (II), hija también de Quéope y de una reina secundaria. La mastaba donde fue enterrada Mersyanj, -que murió cuando tenía aproximadamente…

Seguir leyendo

La tumba G7000x de Guiza

En el año 1925 la Universidad de Harvard y del Museo de Boston estaban realizando una campaña de excavaciones en la zona este de la necrópolis de Guiza, dirigida por el Dr. George Andrew Reisner. El 2 de febrero de ese mismo año, el fotógrafo de la expedición al situar el trípode, para fotografiar las excavaciones que se estaban realizando en el cementerio este de la pirámide de Quéope (Jufu), se dio cuenta de que había restos de yeso en el suelo de caliza. Seguidamente se limpió la zona y los ayudantes de Reisner, –que en aquellos días estaba de viaje en los Estados Unidos–, examinaron atentamente…

Seguir leyendo

Cuentos y leyendas egipcios

Aquí conoceréis algunas de las historias, cuentos y leyendas, que se contaban en el antiguo Egipto procedentes del corazón de su pueblo; tradiciones que pasaban de padres a hijos o que recogían los escribas y se leían en las escuelas.

Seguir leyendo