Las mujeres del Nilo

El Antiguo Egipto, es quizá, la parte más estudiada y trabajada de la historia antigua. La fascinación que se ha sentido por ese mundo ha intrigado al hombre contemporáneo hasta límites a veces exagerados y ha conformado todo un puzzle de los más diversos intereses, desde la más pura ortodoxia hasta aquellos que ven clarísimos testimonios de presencias ajenas a nuestra cultura, desde en los que su mayor aliciente es el de el conocimiento e investigación hasta los que ven en ello una fuente de enriquecimiento, aún a costa de la especulación y el robo…

Seguir leyendo

Las Damas de Amarna

El periodo amarniense se inicia antes del establecimiento de Akhetatón (Tell el Amarna) como capital de Egipto y del traslado de la corte a esa ciudad. La influencia que sobre las creencias de Akhenatón tuvieron sus padres fue fundamental para la transformación, tanto de la iconografía como del concepto religioso del llamado “faraón hereje” por tanto el ciclo de Amarna fue propiciado antes de que cronológicamente despuntase. Amenofis III parece haber vivido rodeado de poderosas mujeres. Además de sus numerosas esposas, tuvo, al menos, cuatro hijas cuya importancia rivalizó con su esposa Tiye.

Seguir leyendo

Hetepheres, madre de Keops

Meresanj, la madre de Esnofru, fundador de la IV dinastía, no era de sangre real, probablemente fue: o una reina menor o una concubina de Huni, último emperador de la III dinastía. En este caso su hijo se habría casado, con el fin de confirmar su legitimidad al trono, con una de sus medio hermanas, Hetepheres I, hija de Huni y madre de Keops. El matrimonio de Snofru con la hija de Huni, Hetepheres, supuso para Manetón una ruptura lo suficientemente importante como para ser considerada como el principio de una nueva dinastía, la IV -2613-2500- y así aparece tanto en el Canon de Turín como en la lista de Saqqara.

Seguir leyendo

Las viviendas egipcias: La cocina

En la actualidad la asociación mujer-cocina es un término casi ofensivo y en desuso. La cocina es considerada como la estancia de la vivienda de menor relevancia, de hecho cuando en nuestra cultura se quiere menospreciar a una mujer se la manda “a la cocina”, intentando aludir a su poca importancia. En tiempos de los Antiguos Egipcios, la mujer pasaba en la cocina la mayor parte de su tiempo, el trabajo que se realizaba en esta estancia era duro, laborioso e imprescindible, pero no despreciable a tenor de la cantidad de piezas arqueológicas que de ellas nos han llegado. Este articulo es un homenaje a las egipcias de hace cinco milenios que se dejaron media vida en la cocina.

Seguir leyendo