Las colecciones egipcias de Zurich

Javier Uriach Torelló – Agosto de 2008

Siguiendo mi particular periplo por los museos de Suiza, esta vez me voy a centrar en una de las principales ciudades del país: Zurich. Esta bella ciudad, considerada la capital financiera del país, se encuentra al norte, en la zona de influencia germana. Al igual que otras muchas ciudades suizas, Zurich también da nombre al lago que se encuentra a sus orillas y al cantón del que es su capital.

Los amantes de la egiptología que tengan la oportunidad de visitar esta ciudad no se irán decepcionados ya que existen dos museos, abiertos al público, que exponen diversas piezas egipcias. Uno es de pago y el otro de libre acceso.

Museo Rietberg

Comenzando por el de pago, nos encontramos con el interesante Museo Rietberg.

Vista de Villa Wesendonck

Vista de Villa Wesendonck.

Para acceder al mismo, deberemos dirigirnos hacia la Glaberstrasse nº 15. El museo se encuentra enclavado en una villa de estilo neoclásico, dentro de un entorno único, rodeado de bellos jardines y con vistas al lago y las montañas. El diseño de la propiedad imita la “Villa Albani” en Roma.

Fue construida en 1857 por el industrial Otto Wesendonck. Al principio la villa sirvió como punto de encuentro de intelectuales entre los que se encontraba Richard Wagner. Se cuenta que fue en ese lugar donde el genial compositor alemán encontró la iluminación necesaria para escribir su obra “Tristán e Isolda” inspirado por sus amoríos con Matilde, la esposa de Wesendonck. En 1871 la villa pasó a manos de la familia Rieter, oriundos de la vecina ciudad de Winterthur y finalmente en 1949, fue adquirida por la ciudad de Zurich convirtiéndose posteriormente en 1952, en museo para albergar la colección del barón Eduard von der Heydt.

Es evidente que al antiguo propietario de la residencia le gustaba la egiptomanía. En los jardines pueden contarse hasta cuatro esfinges similares a la de la foto

Es evidente que al antiguo propietario de la residencia le gustaba la egiptomanía. En los jardines pueden contarse hasta cuatro esfinges similares a la de la foto.

El museo Rietberg es conocido por sus colecciones en arte chino, indio y africano. Los objetos egipcios suelen exponerse, de forma rotatoria, en una de las vitrinas de la entrada. El fondo egipcio lo forman al menos 4 piezas: un bajo relieve de la dinastía VI dedicado a Senuhem, sacerdote funerario; dos bajo relieves pertenecientes a Ipy; un sarcófago de gato de época saíta y una estatua de una pareja del Imperio Antiguo.

En el momento de realizar la visita, precisamente estaba expuesta esta última pieza, un bloque de caliza que representa a una pareja probablemente de la dinastía V y cuya procedencia más posible sea Saqqara.

Pareja Imperio Antiguo

Pareja del Imperio Antiguo.

También es destacable la colección de 123 tejidos coptos que está expuesta en una de las casas vecinas que se encuentran dentro del recinto de la “Villa Rieter”.

Vista de la Villa Rieter

Vista de la Villa Rieter.

Vitrinas con tejidos coptos

Vitrinas con tejidos coptos.

Museo Arqueológico de la Universidad de Zurich

En el lado opuesto a Villa Rietberg, en lo alto de una pequeña colina encontramos el Museo Arqueológico, sede de la colección egipcia. El edificio pertenece ala Universidad de Zurich y se encuentra dentro de los límites del Campus Universitario, en la calle Ramistrasse nº 73.

Acceso al Museo Arqueológico

Acceso al Museo Arqueológico

Al tratarse de un recinto universitario el acceso es gratuito aunque la fotografía no está permitida. Para ello, tuve que acreditarme como miembro de la Societat Catalana d’Egiptologia, dejándome finalmente tomar unas pocas fotografías generales.

El museo contiene antigüedades de Grecia, Roma y Próximo Oriente, ocupando la planta baja del edificio. Una de las salas laterales es la que está dedicada a Egipto. Lo primero que nos encontramos justo antes de acceder a dicha sala, en una de las paredes laterales, son una brillante serie de retratos de difuntos de los conocidos como “retratos de El-Fayum”.

Vista general de la planta baja

Vista general de la planta baja.

Retratos romanos de los llamados de El-Fayum

Retratos romanos de los llamados de El-Fayum.

La sala está dividida en varias vitrinas recogiendo temáticamente los diferentes aspectos de la civilización faraónica como son: escritura, divinidades y religión, divinidades animales, amuletos, estatuillas funerarias, etc.

La pieza central que ocupa la sala es la correspondiente a un magnífico sarcófago policromado, con momia anónima incluida, probablemente de la dinastía XXVII y procedente de Ajmin. Llama la atención la decencia de los responsables del museo al tapar con un paño la cara del difunto. Este hecho no deja de ser curioso ya que en otros casos de museos suizos, no les importa a los responsables de los mismos mostrar el rostro con toda la crudeza que representa el rictus mortuorio. De todas formas, éste es un debate que en ningún caso corresponde a este artículo.

Vista general de la sala egipcia

Vista general de la sala egipcia.

Sarcófago y momia

Sarcófago y momia.

Del total de las 700 piezas que conforman el fondo egiptológico del Museo Arqueológico de Zurich, se encuentran actualmente expuestas alrededor de 200.

Detalle de la cabeza de la momia

Detalle de la cabeza de la momia.

Una de las vitrinas temáticas dedicada a la escritura

Una de las vitrinas temáticas dedicada a la escritura.

Además de los mencionados retratos de “El-Fayum” y del sarcófago, personalmente destacaría los siguientes objetos:

  • Vaso protodinástico con las figuras de dos hipopótamos esculpidos en el fondo.
  • Fragmento de una estatuilla funeraria perteneciente a Ajenatón.
  • Estatua arrodillada atribuida al faraón Osorcón I u Osorcón II.
  • Estatua de Amón en bronce incrustado de oro y plata.
  • Bajo relieve de la dinastía XVIII a nombre del intendente Amenemhat.
  • Colección de estatuillas funerarias.

Como amante de las estatuillas funerarias, tengo que reconocer que en el museo existe una magnífica selección, muy representativa, de los diferentes tipos de figurillas que existieron a lo largo de su historia. Podemos encontrar al menos un ejemplo del primer tipo de estatuilla que se desarrolló (dinastía XII) pasando por el singular shabti de madera o shawabti, característico de la dinastía XVII, hasta llegar a los más comunes y numerosos de todos como son los ushebtis. Comentario aparte es el referido al fragmento de shabti perteneciente al faraón de la dinastía XVIII, Ajenatón, del que le faltan la cabeza y los pies, pero en el que se aprecia con claridad el cartucho conteniendo el nombre del faraón.

Osorcón I o II ofrendando dos vasos globulares

Osorcón I o II ofrendando dos vasos globulares.

Estatua del dios Amón

Estatua del dios Amón.

 

Fragmento de un bajo relieve dedicado al intendente Amenemhat

Fragmento de un bajo relieve dedicado al intendente Amenemhat.

Detalle de la estatua del dios Amón donde se aprecian las incrustaciones realizadas en oro y plata

Detalle de la estatua del dios Amón donde se aprecian las incrustaciones realizadas en oro y plata.

Si se dispone de tiempo, al finalizar la visita, es muy recomendable un paseo por el casco antiguo de la ciudad donde podremos encontrar varias galerías y anticuarios donde se comercializan antigüedades. De todas ellas la más conocida es la Galería Nefer, en Glockengasse 18, proveedora de las más importantes colecciones egipcias del mundo.

Vitrina mostrando algunas estatuillas funerarias

Vitrina mostrando algunas estatuillas funerarias.

 

No se admiten más comentarios