Abidos

Abidos pertenecía al nomo VIII del Alto Egipto, cuya capital Thinis se debía encontrar cerca, quizás en el actual emplazamiento de Girga. Fue el lugar de enterramiento más importante de finales del período predinástico y de los primeros reyes del dinástico. Se trata de tumbas muy básicas, de las que queda poco más que la estructura de ladrillo. Posteriormente, con el traslado de la capital a Menfis, los reyes continuaron construyendo tumbas, pero como monumentos funerarios, son las conocidas como cenotafios.

Con el auge del culto a Osiris, el dios local Jenti-Amentiu fue asimilado a él. Los ritos de entierros ficticios del rey se transformaron en “los misterios de Osiris”, en los que se representaba la muerte y resurrección del dios. Así Abidos se convirtió en la ciudad santa de Osiris. El mito de Osiris se asentó fuertemente en la ciudad debido a que en ella, según la leyenda, se encontraba la cabeza despedazada del dios.

Fue tal el culto a Osiris que la ciudad se transformó en lugar de peregrinación y de cenotafios, tumbas fictícias que se construían en ladrillo para estar cerca del dios. Durante el Reino Medio también los reyes construyeron sus templos cenotafios, templos que culminaron con los erigidos por Seti I y Ramsés II.

Puedes encontrar más información del templo de Seti I en:  http://www.egiptologia.org/arte/templos/abidos_sethy/

 

No se admiten más comentarios