Descubierta una tumba en Egipto con dos cuerpos y una cincuentena de animales momificados

Se trata de una tumba de época ptolemaica perteneciente a un noble, de nombre Tutu y a su mujer Ta-Shir-Iziz, que era músico y tocaba el sistro.

Fuente: CCMA – 06/04/2019

https://www.ccma.cat/324/descobreixen-una-tomba-a-egipte-amb-dos-cossos-i-una-cinquantena-danimals-momificats/noticia/2914881/

Las autoridades egipcias acaban de hacer público un reciente descubrimiento arqueológico de época ptolemaica, a 500 kilómetros al sur de El Cairo. Se trata de un entierro dual. Se han identificado dos cuerpos, el de una mujer y un niño. El periodo ptolemaico es el que comprende entre los años 332 y 30 a.C. Esta tumba, además, conservaba una cincuentena de animales también momificados, sobre todo ratones y halcones. Las mascotas acompañaban y protegían a sus dueños en su viaje a la eternidad.

Mostafa Wazir, secretario general del Consejo Supremo de las Antigüedades: “Los ratones corren de noche y ven mucho en la oscuridad. Los antiguos egipcios pensaban que podían curar la ceguera.”

La tumba de Tutu. La tumba se ha bautizado con el nombre de Tutu, que es el nombre del noble que aparece en los frescos pintados en las paredes interiores, que se han conservado perfectamente a lo largo de los años. Tutu era un funcionario, y por lo que han revelado las pinturas, su mujer, Ta-Shir-Iziz, era música y tocaba el sistro. El sistro, también llamado sistrum, era un instrumento de percusión típico del antiguo Egipto en forma de herradura, que contenía platillos metálicos en su interior, colocados en unas varillas y que sonaban cuando se sacudía.

Mostafa Wazir: “Es uno de los descubrimientos más apasionantes de la zona. La tumba está formada por un vestíbulo central y una sala de enterramiento con dos ataúdes de piedra. El vestíbulo está dividido en dos. A la derecha, hay imágenes del propietario en la sala de enterramiento, es decir, Tutu, dando y recibiendo regalos ante diferentes divinidades. A la izquierda, vemos la misma escena con su mujer, Ta-Shir-Iziz, leyendo los versos de un libro, el libro de la vida en el otro mundo.”

Además de las momias, se han encontrado gran cantidad de piezas que formaban el ajuar de los cadáveres enterrados. Por ejemplo, hay gran abundancia de ushebtis, que eran estatuillas funerarias de pequeñas dimensiones, lámparas de aceite de cerámica y máscaras funerarias.

La tumba fue descubierta accidentalmente en 2018 cuando la Policía de Turismo y Antigüedades detuvo a un grupo de personas que hacía excavaciones ilegales en la zona del yacimiento. En la operación se pudieron identificar hasta siete tumbas.

Impulso cultural para la zona de Al Dayabat. El ministro de Antigüedades, Khaled al-Anani, explicó que el descubrimiento de este yacimiento funerario dará un nuevo impulso a la zona de Al Dayabat, en la provincia de Sohag, un lugar muy poco conocido hasta ahora. La industria turística de Egipto ha estado luchando en los últimos años para salir adelante y la presentación de este último hallazgo está destinada a “llamar la atención sobre la civilización y las antigüedades de Egipto”.

La gran cantidad de sitios patrimoniales que tiene Egipto es un gran atractivo para los turistas y el ministerio describe Al-Dayabat como “una de las zonas con más riqueza histórica de Egipto”. Hace poco se ha abierto un museo en Sohag, la capital de la provincia que lleva el mismo nombre. La inestabilidad política y los ataques terroristas desde la revolución de 2011 han provocado una disminución del número de visitantes, aunque ha habido una ligera recuperación en los últimos tiempos.

No se admiten más comentarios