París: Musée du Louvre

Volver

El museo del Louvre, situado a la vera del Sena, en el centro de París, posee una de las colecciones más importantes del mundo de objetos del Antiguo Egipto.

A pesar de la creencia generalizada, la creación del Departamento de Antigüedades egipcias del Louvre no fue una consecuencia directa de la expedición de Napoleón Bonaparte a Egipto entre 1798 y 1801. Los ingleses confiscaron como botín de guerra muchas de las antigüedades recogidas por los estudiosos durante ese viaje, incluida la famosa piedra de Rosetta, ahora en el Museo Británico. Un pequeño número de obras traídas por particulares entró en el Louvre en una fecha muy posterior.

La publicación de Vivant Denon, de “Voyage dans la Haute et la Basse Égypte” en 1802, y los volúmenes de “La Description de l’Egypte”, escrito por los científicos que participaron en la expedición napoleónica entre 1810 y 1830, revivió el interés público por el antiguo Egipto durante el primer cuarto del siglo XIX, un avivamiento que iba mucho más allá de la moda que apareció en el diseño de mobiliario de finales del reinado de Luis XVI.

El museo central de las Artes, exhibía, por aquel entonces, estatuas egipcias de las antiguas colecciones reales. Varias esculturas más se agregaron a esta colección de Luis XVIII, incluidos Nakhthorheb y Sekhmet.

Jean-François Champollion, nació en 1790 y creció en este ambiente. Un lingüista talentoso que dominaba las lenguas clásicas y semíticas, que resolvió el enigma de la escritura faraónica en 1822. Deseoso de promover la civilización egipcia y para luchar contra los prejuicios de los estudiosos contemporáneos, ayudó a crear el Museo Egipcio de Turín. Él llego a covencer al rey de Francia, Carlos X, para la compra de tres de las colecciones más importantes que surgieron a la venta en ese momento (Durand, Salt y Drovetti) que comprendían más de 9.000 obras. Por real decreto, el 15 de mayo de 1826, fue nombrado curador de un nuevo departamento en el Louvre que fue inaugurado el 15 de diciembre de 1827.

De 1852 a 1868, se han añadido a la colección también, las obras reunidas por coleccionistas europeos que habían seguido sus carreras en Egipto. Estas incluyen las colecciones del Dr. Clot, el conde Tyszkiewicz, y el cónsul francés Delaporte. Muchas de estas obras (un tazón de oro, un gato momificado) son extraordinarios, a pesar que su procedencia, en general, sigue siendo desconocida.

El Louvre envió al arqueólogo francés Auguste Mariette a Egipto, donde descubrió el Serapeum de Saqqara. Entre 1852 y 1853, envió 5.964 obras a París, incluyendo el famoso escriba sentado. Se convirtió en el primer director de Antigüedades Egipcias y protegió los sitios arqueológicos egipcios de los saqueadores. A ello siguió una época en la que, los museos occidentales, obtuvieron objetos desenterrados de yacimientos arqueológicos excavados gracias a las concesiones atribuidas por el gobierno egipcio y dirigidas por científicos occidentales, como en las excavaciones de Abu Roash, Assiut, Bawit, Medamud, Tod, y Deir el-Medina.

Algunas obras importantes entraron en el museo a través de la generosidad de los individuos: coleccionista estadounidense Atherton Curtis legó 1.500 objetos antes y después de la Segunda Guerra Mundial, y la Société des Amis du Louvre ha prestado un apoyo constante, al igual que en 1997, con la rara estatua de la reina Weret.

Ciertas decisiones tuvieron que ser hechas en el año 1997 durante el proyecto de renovación de Grand Louvre. La colección se distribuye en dos plantas diferentes. Era imposible organizar las obras por período, ya que los objetos más pesados ​​tenían que permanecer en la planta baja. Esta planta cuenta con una instalación temática centrada en los principales aspectos de la civilización egipcia. Ocupa las salas 1 a 19, junto con la sala del templo (12) y la sala de sarcófagos (14). La primera planta (salas 20 a 30) presenta un enfoque cronológico, destacando los diferentes períodos históricos y el desarrollo del arte egipcio.

Desde 1997, los objetos romanos y coptos de Egipto han estado en exhibición en el ala Denon alrededor de la Cour Visconti como parte de un plan sin terminar dedicado a la antigüedad tardía en el Mediterráneo oriental. La sala de arte funerario contiene una rica colección de retratos de momias, seguido por una galería en proceso de remodelación en la que se presentarán otros aspectos de la cultura del Egipto romano. Más adelante, la galería de arte copto y la sala Bawit, con su reconstrucción de la iglesia del monasterio, dará vida al Egipto del período bizantino.

Enlace oficial del museo

 

 

No se admiten más comentarios