Marsella: Musée d’Archéologie Méditerranéenne

Situado en el número 2 de la rue de la Charité, en la Vieja Casa de la Caridad de Marsella, en un espacio tranquilo y relajante, que rodea un patio central donde se yergue la iglesia de La Caridad.

La colección egipcia del Museo de Arqueología Mediterránea, es una de las más ricas y más importantes de los museos de la provincia y comprende, en gran parte, la colección de objetos atesorada por el Dr. Antoine Bartolomé Clot Bey durante su estancia en Egipto. Nativo de Grenoble (1793), Antoine Bartolomé Clot fue educado en Marsella e hizo prácticas allí antes de partir hacia Egipto, a petición del virrey Muhammad Ali en 1825. Durante su estancia en Egipto reunió una gran colección de artefactos antiguos, que la ciudad de Marsella adquiere en su mayoría en 1861. Regresó a su ciudad adoptiva, condecorado con el título honorífico de Bey, título que se añade a su nombre, muriendo en Marsella en 1868. En años posteriores se añaden las obras del convento Bernardo y los de Borély. Se instalan por primera vez en el castillo Borély las dos mil piezas de la colección, pasando en 1988 a las salas del Centre de la Vielle Charité.

La colección ha ido creciendo durante años, hasta hoy en día, especialmente en su parte inferior gracias a depósitos, donaciones y compras.  Los objetos se presentan temáticamente, que se reviven en cinco salas sucesivas: la vida nilótica en la antigüedad, cinco habitaciones donde la exposición se organiza en torno a la vida cotidiana, la religión, los dioses, el mundo funerario, y la última como una reconstrucción de una cámara funeraria. Se presentan objetos desde el período Predinástico (3000 a.C.) hasta la época copta (siglo III d.C.), con un significado histórico innegable, valorados por su originalidad, e incluso algunos son de gran interés por ser únicos. Parece que las salas se asemejan a la distribución a través de las columnas de un templo. Las columnas contienen ventanas, los objetos grandes están en el centro de la habitación, y los pequeños en las ventanas estrechas y altas, bien iluminados y relativamente bien documentados.

Algunas de las piezas más destacadas son:

– Una colección de amuletos bien documentada, una deliciosa silla del período ramésida votiva, un par de artículos de tocador, muchas estatuas de bronce, principalmente, entre los cuales una extraña del dios Atum como una anguila, una hermosa gata Bastet, una musaraña reliquia muy rara.

– En el fondo una magnífica efigie de bronce de meloncillo (mangosta de Egipto) con un encanto y un realismo agudo de verdad.

– Un sarcófago raro y suntuoso, en forma de Ibis en madera dorada, plata y granate, de Ptolomeo procedente de Tuna el Guebel.

– Del período Tardío, hermosos sarcófagos de basalto y de madera policroma, una maravillosa momia de ibis con sus vendas.

– Algunos magníficos monolitos, en particular el de Sesostris-Seneb-Sobekhotep, cuyos jeroglíficos son una preciosidad.

– La “Tabla Clot Bey”, en nombre de su donante, probablemente mejor conocido bajo el nombre de “mesa Kenhihopchef.” Famosa por mostrar al difunto adorando a los 34 cartuchos de los reyes que han sido enterrados en Tebas, y que sirve así como el Papiro de Turín o la Piedra de Palermo, para reconstruir una cronología de las dinastías XVII, XVIII y XIX.

Finalmente, en el último cuarto, la famosa, y única en el mundo, “Estela temática tipo Kasa”.

Enlace oficial del museo

No se admiten más comentarios